Una de las transformaciones más importantes acontecidas en la economía española en los últimos años ha sido su apertura al exterior; inicialmente a través de la exportación de productos y servicios y más recientemente a través de la inversión empresarial en otros países.

Como es históricamente natural, la principal presencia exterior de nuestras empresas se da en los países vecinos. Durante el período comprendido entre el año 2000 y el  2006 el 73% de nuestras exportaciones fueron a parar a la UE,  junto el 52% de nuestras inversiones en el exterior entre 1993 y 2005.

Con los países latinoamericanos no llegamos al 5% del conjunto de nuestras exportaciones en el período 2000-2005. Sin embargo, entre 1993 y 2005, recibieron más del 35% del total de la inversión directa española en el exterior

Los países del Norte de África reciben 1,9% de nuestras ventas al exterior y  casi el 1% del total de la inversión española en el exterior en estos últimos años.

Con los Estados Unidos, nuestras cifras comerciales son similares a las que mantenemos con Latinoamérica,  pues exportamos el 4,2% durante los años 2000 a 2005. Las cifras de inversiones netas directas de España en Estados Unidos supusieron casi el 6% del total de la inversión realizada por empresas españolas en el exterior durante este periodo.

El continente asiático es el receptor del 6% de nuestras ventas al exterior. Mientras tanto, los flujos de inversión, tanto directa como inversa, entre España y Asia, en su conjunto, incluyendo Japón, son ciertamente escasos, moviéndonos en porcentajes del 1% del total en ambos sentidos.

La inversión bruta acumulada en el exterior por las empresas españolas durante el periodo 1993-2006 alcanzó los 400.000 millones de dólares USA, lo que supuso la séptima posición mundial; todo un hito para un país que practicaba la autarquía medio siglo antes.

La apertura exterior de la economía española solo ha producido venturas y ha venido a demostrar que cuando las empresas españolas se abren a la competencia internacional resuelven el desafío con éxito,  no obstante lo cual, todavía padecemos una balanza comercial muy deficitaria que habría que ir eliminando cuanto antes; no importando menos, sino exportando más.

Jesús Banegas Núñez

Presidente de la Comisión de Relaciones

Internacionales de la CEOE

1 de julio de 2009

__________________________

Empresas y Finanzas

twitter_icon_box